EQUINOCCIO

Se puede decir que la definición de Equinoccio es, “el evento astronómico en que el día y la noche tienen la misma duración”. El concepto de equinoccio se utiliza en el terreno de la astronomía. Según su etimología procede del vocablo latino “aequinoctium” (noche y día misma duración); el término alude al instante preciso en el cual el día y la noche dura lo mismo en todo el planeta Tierra.

¿Cuándo sucede el Equinoccio?

El equinoccio se produce en el momento del año en que el eje de rotación de la Tierra es perpendicular a los rayos del Sol, que caen verticalmente  sobre el ecuador, es decir, cuando el Sol se encuentra sobre el Ecuador del planeta Tierra y alcanza el punto más alto en el cielo, el cenit. Esto equivale a que el paralelo de declinación del Sol y el Ecuador celeste, ese día, coinciden.

Los equinoccios se usan para fijar el inicio de la primavera y del otoño en cada hemisferio terrestre.

Historia de los Equinoccios

El descubrimiento de la precesión de los equinoccios se le atribuye históricamente a Hiparco, nacido en Nicea (Nicea, actual Turquía, c. 190 a. C.-c. 120 a. C.). Fue un matemático y astrónomo griego, el más importante de la antigüedad, y el primero en dar el valor de la precesión de la Tierra con una aproximación extraordinaria para la época.

Hiparco midió la posición de Spica (la estrella más brillante de la constelación Virgo) y Régulo (la estrella principal en la constelación de Leo) y otras estrellas brillantes. Comparando sus medidas con los datos de sus predecesores, Timocares y Aristilo, concluyó que Spica se había movido 2° con respecto al equinoccio otoñal.

Además comparó las medidas del año trópico (el tiempo que le toma al sol regresar a un equinoccio) y el año sideral (el tiempo que le toma al sol regresar a una estrella determinada) y encontró una pequeña discrepancia. Hiparco, determinó que los equinoccios se movían (precesión) a través del zodíaco, y que la razón de esta precesión no era menos que 1° en un siglo.

Estudios anteriores

Anteriormente a la  época de Hiparco ya se habían realizado averiguaciones del cielo, especialmente en Alejandría, hacia el año 270 a. c., Aristarco de Samos y otros astrónomos registraron las posiciones de las estrellas más brillantes en relación a ciertos puntos de referencia en el cielo.

Publicaciones de Hiparco

Fue obra de Hiparco la elaboración del primer catálogo de estrellas, que contenía la posición en coordenadas eclípticas de 850 estrellas. Esa tarea lo llevó a un redescubrimiento de gran magnitud en la comprensión de los fenómenos celestes, la “precesión de los equinoccios”.

Además, aportó otros descubrimientos como: la división del día en 24 horas de igual duración (hasta la invención del reloj mecánico en el siglo XIV las divisiones del día variaban con las estaciones); la distinción entre año sidéreo y año trópico (el año trópico es ligeramente más corto que el sideral) y la distancia  de la Tierra a la Luna, basándose en la observación de un eclipse.

Se considera a Hiparco, astrónomo, matemático y geógrafo griego, como el padre de la trigonometría y de los conceptos de longitud y latitud geográficas.

¿Cuántos equinoccios hay en el año?

El equinoccio tiene lugar dos veces al año. Se origina cuando el Sol forma un eje perpendicular con el ecuador y  ello conlleva a que la duración del día es igual a la de la noche en toda la Tierra. Por lo tanto, anualmente se producen dos equinoccios el equinoccio de primavera y el equinoccio de otoño.

En los días del equinoccio los dos polos terrestres se encuentran a una misma distancia del Sol (el polo norte está a 90º al norte del Ecuador y el polo sur a 90º del sur del ecuador), lo que significa que la luz proyectada sobre la Tierra es igual para ambos hemisferios.

¿En qué fechas se producen los equinoccios?

Los equinoccios suceden en dos momentos en el tiempo; en la primavera que ocurre el 20 ó 21 de marzo y en el otoño que tiene lugar el 22 ó 23 de septiembre. Son las fechas de los equinoccios las que indican, en el calendario, el comienzo del despertar del día y, a la inversa, cuando la luz solar comienza a perder fuerza en el firmamento.

El equinoccio de la primavera está relacionado con la renovación y el florecimiento de la naturaleza. Señala el inicio del ciclo de crecimiento y vigorización del ecosistema, debido a que la luz del sol cada día tiene más presencia en la tierra. Por ello se celebra la fiesta de la Pascua, los huevos y los conejos, símbolos de fertilidad por excelencia.

El equinoccio de otoño, por el contrario, conlleva al recogimiento del Sol, al declive de las temperaturas y al inicio de la temporada más fría del año; la caída de las hojas, el fin de las cosechas, y la migración de las aves.

Geografía física de los Equinoccios

El eje de la tierra forma un ángulo recto con una línea imaginaria que pasa por el centro de la tierra y el sol.

La mitad de la esfera celeste o terrestre está dividida por un plano que pasa por su centro, el ecuador, formando dos hemisferios norte (boreal) y sur (austral) o por un meridiano, hemisferios: oriental y occidental.

Equinoccios en los Polos

El día 22 de septiembre, aproximadamente,  en el polo Norte (que Incluye: partes de Rusia, Estados Unidos (Alaska), Canadá, Dinamarca (Groenlandia), Islandia, la región de Laponia, en Suecia, Noruega, Finlandia, y las islas Svalbard, así como el océano Ártico, es decir, casi el 90% de la población mundial) comienza una noche que tendrá 6 meses de duración, mientras que, en el polo Sur (el país más cerca del polo sur, es Chile, aunque la ciudad más al sur es Usuhaia, que está en Argentina) comienza un día que tendrá 6 meses de duración.

Por ello, en el hemisferio norte, comienza el otoño, al cual se le llama el equinoccio otoñal, y en el hemisferio sur, comienza la primavera, a la cual se le llama el equinoccio primaveral.

El sol está en el equinoccio de primavera, o punto vernal, en torno al 21 de marzo y en el equinoccio de otoño alrededor del 22 de septiembre.

Los equinoccios no son fijos, porque el plano del Ecuador gira en relación al plano de la eclíptica y completa un giro cada 25.868 años.

Cuándo ocurren los Solsticios y los Equinoccios

El solsticio, (del latín solstitium, sol sistere), “Sol quieto”, como tal, marca el inicio del invierno, entre el  21 y 22 de diciembre y  entre los días 21 y 22 de junio el verano.

El Equinoccio (del latín aequinoctium) “noche y día misma duración” señala el inicio de la primavera entre los días 20 y 21 de marzo y 22 y 23 de septiembre comienza el otoño.

Los solsticios son los momentos del año en los que el Sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo, y como consecuencia da lugar a que, respectivamente, la duración del día o de la noche serán las máximas del año.

En los días de solsticio de invierno, en el hemisferio Norte, la duración del día es la mínima, comparada con cualquier otro día del año y la noche es más larga. Ocurre lo contrario en el hemisferio Sur,  que se produce el solsticio de verano, y la duración del día será la máxima y la noche más corta de todo el año.

Diferencia entre Solsticio y Equinoccio

El Solsticio dura varios días, mientras que el Equinoccio se presenta en un momento específico en el tiempo.

El equinoccio, difiere del solsticio en que es el momento en que la noche y el día tienen la misma duración. Esto, es debido a que el sol alcanza su cenit, es decir, el punto más alto en el cielo, a 90° de la posición de una persona ubicada en la Tierra, y da lugar al inicio de la primavera y el otoño

El solsticio de verano, en el hemisferio norte se disfruta de más horas diurnas, El Solsticio de invierno, en el mismo hemisferio,  tiene menos horas  diurnas, es decir, la noche dura más.

Cada Equinoccio y Solsticio es un evento astronómico, causado por la inclinación de la Tierra sobre su eje y órbita incesante alrededor del Sol.

Las Estaciones – Equinoccios y Solsticios

Cuatro posiciones principales en la órbita terrestre, en su giro alrededor del Sol, son las que determinan las cuatro estaciones del año, y que reciben el nombre de solsticios y equinoccios. La diferencia entre Solsticio y Equinoccio radica en que el Solsticio señala la estación de invierno y verano y el Equinoccio la estación de primavera y otoño. De esta manera, cada estación, viene marcada por la duración del día y de la noche, dependiendo de la altura del sol.

En los equinoccios, el eje de rotación de la Tierra es perpendicular a los rayos del Sol, que caen verticalmente sobre el ecuador. En los solsticios, el eje se encuentra inclinado 23,5º, por lo que los rayos solares caen verticalmente sobre el trópico de Cáncer (es uno de los paralelos del planeta que están ubicados en el hemisferio norte)

(El trópico de Capricornio es un paralelo del hemisferio sur).

Las estaciones del año no tienen la misma duración, ya que la Tierra recorre su trayectoria con velocidad variable. Va más deprisa cuanto más cerca está del Sol (perihelio) y más despacio cuanto más alejada (afelio).

Causas, características y curiosidades de Equinoccios y Solsticios

Las fases de las estaciones se causan por la inclinación de la Tierra hacia el sol. El planeta gira alrededor de un eje, imaginario, y en diferentes momentos del año, el eje norte o sur está más cerca del sol. El hemisferio inclinado hacia el sol experimenta el verano, mientras que el hemisferio inclinado lejos del sol experimenta el invierno, y se producen Los Solsticios

Cuando el eje de la tierra no está inclinado hacia el sol, durante esos momentos del año, los hemisferios experimentan la primavera y el otoño, que son Los Equinoccios. Cada estación trae consigo su distintivo, su propia identidad y su energía.

Dependiendo de la ubicación en la Tierra cada zona del planeta presenta sus características. Las regiones cercanas al ecuador mantienen temperaturas bastante constantes durante todo el año, con inviernos templados y veranos cálidos. Esto es debido a su posición en la curva exterior de la Tierra.

Peculiaridad en los Polos

En el norte del círculo polar ártico y al sur del círculo polar antártico existe un fenómeno natural. Consiste en que, en las fechas próximas al solsticio de verano (día polar) el Sol es visible las 24 horas del día. Es el fenómeno contrario al solsticio de invierno  (noche polar), en la que la noche se prolonga por más de 24 horas. Es uno de los fenómenos naturales más impactantes, vivir 6 meses con luz y 6 con oscuridad.

Este fenómeno bipolar (llamado día polar o sol de medianoche, y el opuesto, noche noche polar) lo sufren: partes de territorio de Rusia, Alaska, Canadá, Groenlandia, Islandia y la región de Laponia entre Suecia, Noruega, Finlandia y las islas Svalbard, al norte del Océano Ártico.

Astrología de Equinoccios

El ingreso del Sol en cada uno de los cuatro signos cardinales, Aries, Cáncer, Libra y Capricornio, coincide con el inicio de las cuatro estaciones.

Equinoccio de primavera, punto Aries (en torno al 21-22 de marzo), Solsticio de verano punto Cáncer (21 de junio) Equinoccio de otoño, punto Libra (en torno al 22-23 de septiembre) y Solsticio de invierno, punto Capricornio (22 de diciembre)

Los equinoccios acontecen cuando el Sol está en el primer punto de Aries o en el primer punto de Libra.

Aries es el punto del ecuador celeste donde el Sol, en su movimiento anual aparente por la eclíptica, pasa de sur a norte respecto al plano ecuatorial, y su declinación pasa de negativa a positiva.

 En Libra, sucede lo contrario: el Sol aparenta pasar de norte a sur del ecuador celeste, y su declinación pasa de positiva a negativa.

Los signos del zodiaco

Los doce signos del Zodíaco, son los signos del sol. Representan doce personalidades básicas o modelos de expresión característicos. Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis.

El Signo Solar es el signo en el que se hallaba el Sol en el momento del nacimiento y coincide con nuestro Signo del Zodiaco. Por eso, todos los Aries tienen el Sol en Aries; los Tauro, en Tauro; los Géminis, en Géminis; etc. Representa lo que somos en esencia

La palabra horóscopo viene del griego y significa “miro la hora”.

Debido a la precesión del equinoccio, el sol no pasa por el mismo sitio del ecuador cada año, pero los primeros 30 grados, por donde el sol pasa sobre el ecuador en el equinoccio, tiene un efecto similar atribuido a la constelación de Aries.

Los próximos 30 grados irradian influencia en Tauro y así sucesivamente con el resto de los signos, por lo tanto estas 12 secciones de 30 grados cada una es utilizada por la astrología y son llamados signos del zodíaco, así se diferencia cada constelación.

División de los signos zodiacales

Los signos del zodiaco se dividen en: cardinales, fijos y mutables

Los signos cardinales: Aries, cáncer libra y capricornio su palabra clave es “actividad”. Representan la acción y la iniciativa (aunque cada uno actúa de forma distinta). Dan ánimo a la vida.  

Los signos fijos: tauro, leo, escorpio y acuario, su palabra clave es “estabilidad”. Tres están representados por bestias violentas, tauro el toro, leo el león y escorpio el escorpión, la figura humana de acuario, el portador de agua, representa el esfuerzo, la lucha que debemos hacer como seres humanos para vivir como amigos y no como enemigos.

Los signos mutables: géminis, sagitario, virgo y piscis, su palabra clave es “flexibilidad”. Su poder viene dado por la mente y el espíritu, lo que los hace actuar con mucha nobleza durante su vida.

¿Afectan los Equinoccios a los Satélites?

Es posible que durante el año, especialmente durante los equinoccios de primavera y otoño, nuestras señales de comunicación sufran un periodo de interferencias. Esta interrupción del servicio ocurre en primavera, entre el 31 de marzo y el 6 de abril, y en otoño, entre el 5 y el 12 de septiembre.

 Los satélites de comunicaciones (entre ellos los canales de TV) están sometidos a interferencias procedentes del Sol, generalmente en los equinoccios de marzo y septiembre; el Sol pasa por el haz principal de la antena de la estación terrena, y el ruido en el receptor se incrementa notablemente, interceptando o impidiendo un funcionamiento correcto producido por la bajada satelital, y quedando fuera de servicio durante algunos minutos.

Equinoccio Maya

En Chichén Itzá, donde se encuentra el majestuoso conjunto arquitectónico situado en la península del Yucatán en México se puede vivir un fenómeno, el día del equinoccio y cómo observar a la famosa serpiente emplumada descender por la escalinata del templo de la Pirámide o Castillo de Kukulkán.

El diseño de esta pirámide fue elaborado por los arquitectos mayas que tan bien dominaban el conocimiento de los astros y en particular el del Sol. Por tal motivo, al situar la pirámide colocaron las plataformas de su fachada, para que pudiera proyectarse su sombra sobre los laterales de la escalinata, dando forma al cuerpo de una de sus deidades, Quetzalcóatl o Kukukcán, la serpiente emplumada cuya cabeza está esculpida a los pies de la Pirámide.

Durante los equinoccios, cuando el día tiene la misma duración que la noche, hecho que se produce dos días al año, el 21 de marzo y el 21 de septiembre, el sol proyecta la sombra de los escalones configurando a la serpiente, cumpliéndose así, los cálculos de los arquitectos.  Este fenómeno concentra a más de veinticinco mil personas cada año en la explanada de Chichén Itzá, llamado el equinoccio de la serpiente.

Equinoccios y Solsticios explicado para niños

A los niños de 6 a 12 años, en educación primaria, se les explica los Equinoccios y los Solsticios en las aulas, mostrándoles la esfera terrestre, es decir, La Tierra, en sus movimientos de Rotación y Traslación.

La tierra es el planeta en el que vivimos, pertenece al sistema solar y se mueve constantemente. Realiza dos movimientos a la vez, uno de Rotación (gira sobre si misma en sentido contrario a las agujas del reloj)  y otro de traslación (se desplaza alrededor del sol, además de girar sobre si misma).

En el movimiento de rotación, la Tierra tarda 24 horas en completar una vuelta sobre su propio eje, es decir tarda un día en girar sobre si misma. Cuando el Sol ilumina una zona de la Tierra en la opuesta hay oscuridad. Así se produce el día y la noche.

En el movimiento de traslación, la Tierra tarda 365 días y casi 6 horas en completar una vuelta alrededor del Sol, es decir tarda un año en completar este movimiento.

Mientras gira alrededor del Sol la Tierra está inclinada, y esto hace que los rayos solares calienten más en unas épocas del año que en otras. Por tal motivo surgen las estaciones del año, con los Solsticios y Equinoccios.

Equinoccio y Solsticio en la Noche de San Juan

Cuando termina el equinoccio de primavera y comienza el solsticio de verano, se celebra la noche de San Juan, siendo ésta una de las noches más cortas en el hemisferio norte, que a pesar de la creencia popular no es la más corta del año. El solsticio marca el  21 y 22 de junio y San Juan se celebra en la noche del 23 en la mayoría de las regiones españolas.

La proximidad del solsticio de verano con la noche de San Juan no es casual. Para conocer la existencia del por qué estos dos hitos del calendario son tan cercanos hay que remontarse a los tiempos anteriores al cristianismo, de donde proviene esta fiesta de origen pagano.

Antiguamente se encendía el fuego haciéndolo coincidir con el solsticio de verano, con el propósito de purificar y dar fuerza al sol, porque a partir de entonces los días iban haciéndose más cortos hasta llegar al segundo solsticio, el de invierno,  con la noche más larga del año.

¿Por qué la noche de San Juan no coincide con el solsticio de verano?

Con la llegada del cristianismo las antiguas tradiciones de procedencia pagana, como tantas otras fiestas populares fueron incluidas dentro del calendario cristiano, y la costumbre de encender hogueras quedó unida a la celebración del nacimiento de San Juan Bautista.

Según la Biblia San Juan Bautista nació el 24 de junio, fecha muy próxima al solsticio de verano en el hemisferio norte, razón por la que la noche de San Juan se celebra en muchos municipios españoles entre el 23 y 24 de junio o entre el 24 y el 25 de junio, dependiendo de la localidad.

Los textos sagrados dicen que Zacarías mandó encender una hoguera para anunciar a los cuatro vientos el nacimiento de su hijo Juan.

En la noche de San Juan se suelen encender hogueras y realizar rituales ligados a la llegada del solsticio de verano. Según la tradición pagana señalaba que, había que encender hogueras para ayudar al sol a pasar el trance de su menor permanencia en los cielos, para darle más fuerza, animarle y prolongar la luz.

En la actualidad la tradición de las hogueras se sigue manteniendo con gran popularidad, se asocia al inicio del verano, el final del curso académico y al regreso de los ciudadanos a las calles con el buen tiempo.

Se celebra en muchos lugares de Europa, aunque está especialmente arraigada en España, Portugal y los países nórdicos.